viernes, 4 de abril de 2014

Linchemos o hablemos en los pasillos.

Denunciemos al que usurpó espacios culturales, espacios públicos, espacios virtuales, espacios editoriales, espacios íntimos. No.  Hagámonos los tontos; que nos conocemos. 
Linchemos al que reclama una vivienda.

Denunciemos  al que plagió una obra completa,  treinta notas musicales, dos diseños, una idea, un billete. No. Pasémoslo por alto; vive en la otra cuadra.
Matemos al que robó una bufanda.

Denunciemos al que abusó de una mujer con miedo, explotó a un menor, se aprovechó de un ciego. No; en el barrio es muy querido.
Riámonos de la mujer, del menor, del ciego.

Denunciemos al que depredó las playas, derribó monumentos, contaminó las aguas. No; es amigo del intendente.
Tomemos sol donde podamos, cubrámonos de bloqueador solar, compremos agua. 

Abstengamos, ocultemos, seamos obedientes. 
O hablemos en los pasillos.
Agonicemos de cáncer pero no denunciemos.

2 comentarios: