martes, 16 de septiembre de 2014

Complementarios.

                    Son tantos los estilos, tan diversos son los géneros y caracteres en los que se agrupan cada una de las artes, como  diversas las agrupaciones sobre gustos que cada persona pueda tener sobre esos estilos.
                  
                A Ornella,  por ejemplo, le gusta el cine, la música, la literatura y el teatro. En eso coincide casi al dedillo con Gael. Ambos leen cuentos y novelas cuando el trabajo les permite. Ambos escuchan toda la música que pueden, cuando pueden; los dos, también, ven películas que se bajan ilegal o legalmente en su computadora, o en el cine e incluso en un canal de cable. A los dos les gusta leer en el suplemento del diario las críticas y comentarios de obras de teatro que no se darán nunca en la ciudad en que viven, y también las de las obras que se dan en su propia ciudad pero a las que nunca irán. 

             Sin embargo hace cuatro días que están juntos y no han coincidido en una sola película, ni libro, ni obra, ni música, ni nada. 

                    Ella escucha rock y folklore, lee novelas de los nuevos intelectuales japoneses, cuentos de Hebe Uhart y ¡nada de obras de teatro! Le hastían  tanto como los largos monólogos de su tía Emma cuando va los domingos a su casa a tomar mate y de paso, a hacerle compañía  -se ríe. Le gusta ir al cine a ver todos los estrenos. Todos, hasta los de las películas infantiles o ¨las pochocleras¨, no importa, hay que ver todo lo nuevo. En cable prefiere el canal donde pasan películas europeas, preferiblemente francesas (a ella no le aburren para nada!) o de esos lugares raros de los que poco o nada conocemos, como Dinamarca. Cine arte. También le gustan las películas orientales. Todo lo oriental le gusta (también le gusta el chino del supermercado).  

              Gael también escucha rock. Dale gracias- dice y canturrea: recuerda que un guerrero no detiene jamás su marcha. De ahí en más puede nombrar cada uno de los cientos de temas de cada álbum, en el orden que fueron apareciendo en cada disco y como los escuchó y sigue escuchando casi a diario. Ella escucha otro rock...-Pearl Jam?  No... no sé , no escuché mucho. Eso es rock? En cuanto a lo que a folklore se refieren, él sabe de Yupanqui y muchos más, ella sólo sabe de flok rock, de Kingston Trío en adelante... Los dos se saben unos cuantos tangos pero ahora no recuerdan ninguno entero.  De Hebe Uhart una vez vio una obra de teatro que estaba basada en uno de sus cuentos, el de la hiedra,  era interesante...pero a él le gusta leer los clásicos. Sobre todo las obras dramáticas. Todas. Lo mismo para el cine, en eso es organizado - es verdad, hay que ver todo pero desde el principio!- así él se  planifica sus ciclos propios, de los grandes directores: Alfred Hitchcock, Stanley Kubrick, Martin Scorsese, Quentin Tarantino, Woody Allen, Sir Ridley Scott... Y con cada uno de los directores que nombra, una película, o dos,  o tres, su pasión por el cine apasionaría a cualquiera que pudiera escucharlo. En cable, él prefiere las nuevas series, de Friends a Breaking Bad, las series americanas son cada vez mejores!- Al cine en realidad casi no voy, todo en casa. Pero a mi también me gusta una mujercita china que atiende en el supermercado de mi barrio! Y tengo una tía Emma que monologa,  además es sorda. Se ríen. Se ríen mucho. 

                  Trescientas palabras por minuto durante  las sesenta y ocho horas que pasaron despiertos en el transcurso de las noventa y seis horas que estuvieron juntos. Un millón setecientos veintiocho mil palabras. Dos coincidencias. Ninguna en el arte. 
               

                           
                         


2 comentarios:

  1. Perfecto. Porque todos somos un poco Gael, un poco Ornella, por las mecanicas del gusto estetico, digo...

    ResponderEliminar